viernes, 16 de junio de 2017

Puertas de interior

Las puertas aportan calidez, vanguardismo y estilo a su hogar. Además, en función de las características que ofrezca la puerta, tendrá la posibilidad de modificar la distribución, ganar unos centímetros o mejorar el aislamiento térmico y acústico de las distintas estancias.
Las claves para elegir una puerta de interior son la terminación exterior y la composición interior
Las dos características fundamentales que debe valorar a la hora de elegir una puerta de interior son su terminación exterior y su composición interior. También debe valorar la decoración que quiere conseguir con ellas. Algo de lo que puede depender el color de sus paredes, así como el estilo general de su hogar.
Existe una gran variedad de diseños, colores y acabados. Por ejemplo, las puede encontrar con líneas horizontales y verticales, más o menos marcadas. Si le encanta el color de la madera natural puede encontrar tonos que imitan el pino, el nogal, el roble, entre otros. También puede encontrar puertas en colores neutros como el blanco y el gris. 

Terminación exterior
Además del estilo decorativo, también puede optar por distintos acabados. Es importante que preste atención a la terminación exterior de la puerta ya que, dependiendo de la elección que haga, logrará crear diferentes ambientes.
1. Las puertas pintadas son:

Impresas: Fabricadas en tablero de densidad media (DM) sobre el que se imprime el dibujo de la madera.
2. Las puertas de chapa de madera pueden ser:

En chapa natural: Fabricadas en chapa de madera natural sin barnizar.

En chapa barnizada: Fabricadas en chapa de madera natural sobre la que se aplica un barniz.

3. Los tipos de puertas lacadas son los siguientes:

Prelacadas: Fabricadas en tablero de DM sobre el que se aplica un primer fondo de laca.

Lacadas de 2 capas: Fabricadas en tablero de DM sobre el que se aplican dos capas de laca de 220 a 280 gramos por metro cuadrado respectivamente.

Lacadas de 3 capas: Fabricadas en tablero de DM sobre el que se aplican tres capas de laca de 330 a 390 gramos por metro cuadrado respectivamente.
4. Las puertas sintéticas pueden ser:

Finish foil: Fabricadas en tablero DM sobre el que se coloca una lámina de papel terminada imitando diferentes maderas.

CPL: Fabricadas en tablero DM sobre el que se colocan varias capas de papel terminado imitando diferentes maderas y varias capas de resina que le aportan mayor dureza al resultado final.
PVC: Fabricadas en material PVC.

5. Las puertas de cristal se dividen en dos clases:

Laminado: Fabricadas con dos láminas de vidrio unidas por una lámina plástica.

Templado: Fabricadas en cristal templado de seguridad entre 8 y 10 mm de espesor.
Composición interior
Entre las distintas composiciones de las puertas de interior encontramos:
Puertas huecas: El interior de la puerta es de cartón de nido de abeja y chapa en DM de 3mm. Su peso oscila entre 12 y 16 kilos y son la opción más económica. Como ventaja encontramos la ligereza, que ayudará a la duración de las bisagras.
Puertas macizas: Son las puertas cuya estructura está compuesta por aglomerado, DM o madera maciza y ofrece una resistencia y aislamiento de alto grado. Su peso está entre los 30 y 35 kilos.

Soluciones para puertas de interior
Complementos de una puerta de interior
Entre los distintos complementos de acabado que necesita para acabar su puerta, puede encontrar:
Precerco o premarco: Se trata de la estructura de madera que se coloca entre el tabique y la puerta cuando hace la instalación. Es aconsejable cambiarlo cuando se renuevan las puertas de casa.
Recrecido: Pieza de madera que nos permite aumentar el grosor del cerco cuando éste es menor que el tabique en el que quiere instalar la puerta.
Jamba/ Tapeta: Es la pieza decorativa lisa o moldurada que recubre el marco de una puerta.
Manilla: También llamado picaporte, debe ir en concordancia con el color de la bisagra (latonada o plateada). Las hay de todos los estilos, modernas, clásicas y rústicas.
Uñero: Se trata de la pieza con la que se abren las puertas correderas.

Sentido de apertura de las puertas
Es muy importante que piense en el sentido de apertura que quiere que tengan sus puertas. Los factores de los que depende esta decisión son los posibles obstáculos que puede encontrar a la hora de abrirlas, como pueden ser estanterías, otras puertas cuyo sentido de apertura esté en ángulo con la nueva y cualquier mueble que le quite espacio. El sentido de apertura se establece desde la parte en la que se empuja, para que abra hacia dentro de la estancia.

¿Cómo instalar una puerta en block?
Una vez tengamos las puertas, debemos también contar con las siguientes herramientas: Nivel de burbuja, metro, regla, cutter, paleta, serrucho de carpintero, destornillador, maza y papel de lija. Y con estos materiales: Cola de montaje, espuma de poliuretano, yeso, molduras, barniz, pintura o cera teñida.

Los pasos a seguir son los siguientes:
1.Toma de medidas

El ancho de paso de una puerta depende de sus dimensiones. Antes de elegir un modelo concreto, conviene tener en cuenta los muebles que deberán pasar por esta puerta, así como medir el hueco de la puerta.
Las puertas tienen medidas de ancho: 62,5 cm, 72,5 cm, y 82,5 cm para las puertas de paso y 125 cm y 145 cm. para las puertas dobles. También podemos encontrar puertas con fijo que miden 105 o 115 cm.
Otra cuestión es comprobar el sentido de apertura adecuado de la puerta, que se establece desde la parte en la que se empuja para que abra.
2. Instalación del premarco o precerco
Lo más probable es que el premarco de su puerta esté nivelado puesto que anteriormente ha estado instalada una puerta. En el caso de que no fuese así, compruebe la nivelación del bastidor o premarco con la ayuda de un nivel de burbuja o midiendo de esquina a esquina.
A. Fije los clavos a modo de cruz en los montantes del premarco. Sitúelos a 30 cm del suelo, a 30 cm de la parte alta y al medio del premarco.
B. Coloque el premarco en el hueco y ajústelo con ayuda de unas cuñas de madera.
C. Verifique el nivel de todo el conjunto. Es un paso muy importante porque condicionará la colocación correcta de la puerta.
D. Cubra las patillas del premarco con yeso y rellene los posibles huecos con espuma de poliuretano.
Una vez haya colocado el premarco correctamente, es el momento de seguir los siguientes pasos:
3. Montaje de la puerta:
A. Presente la puerta en su dimensión y verifique sus dimensiones y apertura.
B. Compruebe que la hoja tiene un juego de 6 a 10 mm. en la parte inferior para que no roce al abrirla o cerrarla y permita una correcta circulación del aire.
C. Compruebe la nivelación de la puerta con el nivel de burbuja.
D. Verifique la escuadría del conjunto midiendo las diagonales. Si está correctamente escuadrado, las diagonales tendrán la misma medida tal y como se muestra en la imagen.
E. Calce el marco con las cuñas de madera para que no se mueva. Ajústelo con el martillo de carpintero y compruebe con el nivel que la puerta sigue correctamente presentada. Atornille el marco al premarco aprovechando los agujeros ya realizados de las bisagras. Sustituya los tornillos que vienen en la puerta por unos tirafondos.
F. Rellene con espuma de poliuretano los huecos que queden entre el marco y el premarco.
G. Cuando el ancho del marco y el tabique no coincidan, alinee la parte trasera del block con el tabique como muestra la ilustración:
Ya casi ha acabado, solo le falta seguir unas sencillas instrucciones:
1. Seleccione el recrecido más adecuado al grosor del tabique que tiene que cubrir. El recrecido le permitirá adaptar el marco del block al grosor del tabique.
2. Para colocar el recrecido, tome las medidas sobre el cerco de la puerta y con un lápiz copie el inglete que forma.
3. Aplique adhesivo de montaje sobre el machihembrado del marco y a continuación introduzca las piezas.
4. Haga lo mismo con las piezas laterales.
5. Para acabar rellene los huecos que haya entre el premarco y el marco con espuma de poliuretano.

Vía: Leroy Merlin