jueves, 15 de junio de 2017

Conjuntos de iluminación exterior

Los llamados conjuntos de iluminación exterior son aquellas piezas diseñadas para iluminar lugares del exterior de una vivienda, como jardines, áticos o terrazas. Con ellos puede dar un nuevo toque decorativo y funcional al hogar destacando zonas y elementos de interés y creando ambientes.
Resumen

Decorar e iluminar al mismo tiempo. Con los conjuntos de iluminación exterior puede resaltar las zonas que quiera, crear espacios y ambientes.
Las partes que componen estos conjuntos son: Farola, colgante, aplique y sobremuro.
Tecnología solar o eléctrica, puede escoger la que prefiera.
Para su proyecto de iluminación exterior debe tener en cuenta: El perímetro de la parcela, los muros y fachadas y las zonas de estar.
Estos conjuntos permanecen protegidos de la intemperie gracias a la protección IP.
La protección IP es otro factor a tener en cuenta, en los conjuntos de iluminación exterior suele encontrarse entre los 40 y los 67 grados.

¿Qué estilo de iluminación exterior elegir?

Existen diferentes estilos de conjuntos de iluminación exterior adecuados a diferentes gustos, usos y funcionalidades. Entre ellos, puede encontrar los siguientes:
- Estilo clásico: Se trata de aquellos conjuntos de estética convencional con formas clásicas.
- Estilo moderno: Son los conjuntos diseñados bajo una línea innovadora de formas poco convencionales, que darán a la vivienda un toque decorativo y actual, además de un tipo de iluminación con diferentes efectos.
¿Qué piezas pueden conformar un conjunto de iluminación exterior?

Las piezas que conforman los conjuntos de iluminación exterior son:
- Farola: Se trata de un farol con soporte vertical indicado para la iluminación de exteriores.
- Colgante: Funcional y decorativo, este elemento indicado para la iluminación de exterior se cuelga del techo, pérgola o cualquier otro soporte, mediante un gancho.
- Aplique: Es la pieza que se suele instalar en las paredes de una terraza o cualquier muro de jardín o ático.
- Sobremuro: Es la pieza que se instala sobre un muro para la iluminación de una zona concreta.
¿Cómo decorar con iluminación exterior?
Además de su principal uso, los distintos elementos destinados a la iluminación de exterior (plafones, apliques, sobremesas, sobremuros…) también cumplen una importante función decorativa en el hogar y resultan tan importantes como la iluminación interior. Con un exterior bien iluminado logrará realzar la belleza de este espacio al aire libre, así como de sus plantas y flores. 

En primer lugar, debe pensar en qué estilo quiere darle a su terraza, ático o jardín. Seguir una línea decorativa, utilizando elementos de un mismo diseño, le ayudará a lograr armonía en este espacio. Aunque, si lo prefiere, también puede combinar distintas piezas modernas y vanguardistas con sorprendentes acabados, combinándolas a su gusto y dándole su propio toque.
Elija la luz que más se adapte a su ambiente
Dependiendo del tipo de ambiente que quiera dar a su jardín, puede decidir entre dos formas de iluminación decorativa:
- Iluminación general: Dando luz a todos aquellos puntos que, además de una función decorativa, cuentan con una base funcional: zona del comedor, porche, etc. Un sistema con el que logrará crear ambientes cálidos e íntimos para las noches de verano.
- Iluminación ‘al detalle’: Se trata de destacar los ‘puntos de interés’ del jardín, como macetas, árboles, columnas o estatuas, añadiendo a cada uno de estos elementos su correspondiente foco de luz.
Otras ideas clave para decorar iluminando son:
- Utilizar luces tenues para lograr un ambiente acogedor.
- Ubicar fuentes de iluminación en zonas como bancos, sillas y mesas que además de lograr un efecto estéticamente agradable resultarán útiles.
- Distribuir los focos de manera uniforme (dejando entre ellos distancia) para lograr un ambiente relajante.
- Orientar las luces siempre deben mirar al suelo para no entorpecer e incomodar la visión.
Conjuntos de iluminación de alimentación eléctrica o solar

En cuanto a la tecnología de los diferentes tipos de conjuntos de iluminación exterior, puede encontrar dos tipos:
- Eléctrica: Se trata de aquellos conjuntos que necesitan de la red eléctrica para su funcionamiento.
- Solar: Son los conjuntos que funcionan gracias a la energía fotovoltaica, es decir, la electricidad renovable obtenida directamente de los rayos del sol. Un sistema ecológico y con el que puede conseguir un gran ahorro de energía.
El proyecto de iluminación para sus espacios de exterior
Ante la decisión de instalar un conjunto de iluminación exterior en casa, resultará muy útil comenzar dibujando un plano de la parcela para decidir dónde colocar cada elemento (farola, sobremuro, apliques…). 

Una vez realizado el plano, lo ideal es marcar las zonas en las que es imprescindible tener luz, es decir aquellos puntos que es necesario iluminar y también los que desea destacar con una iluminación especial por su valor decorativo, además de funcional. 

Debe tener en cuenta:
- Perímetro de la parcela: El grado de iluminación necesaria para la parcela irá en función de la cantidad de alumbrado público que la rodee. En el caso de que esa iluminación sea escasa o inexistente, los sobremuros son una de las opciones más adecuadas.
- Muros perimetrales o fachadas: Otra de las piezas claves de los conjuntos de iluminación exterior son los apliques, ideales para la fachada de la vivienda.
- Zonas de estar: Para jardines con barbacoa, el porche, terraza o incluso el ático, las farolas y columnas serán una gran solución para iluminar este tipo de zonas. Y si además cuenta con una pérgola, colocando colgantes logrará una luz apta y un ambiente acogedor para comer al aire libre en esos espacios.
¿Qué es la protección IP?
Otra de las consideraciones a tener en cuenta ante la elección de un conjunto de iluminación exterior para el jardín, ático o terraza es el grado de protección IP que este puede aportar.

La protección IP es el estándar internacional utilizado para dar a conocer los datos técnicos de equipamientos eléctricos y/o electrónico (iluminación, medidores, etc…) que clasifica en grados en nivel de protección de estos equipos frente a la entrada de humedad o materiales extraños. 

De esta manera, por ejemplo, cuando un equipamiento tiene como grado de protección las siglas IP67, quiere decir:
- Las letras IP identifican al estándar IEC 60529 de protección. Un efectivo sistema para clasificar los diferentes grados de protección aportados por los diferentes equipos eléctricos y electrónicos.
- El primer número, el 6 (sobre 10), describe el nivel de protección ante polvo.
- Mientras que el segundo número, el 7 (sobre 10), describe el nivel de protección frente a líquidos o humedad (normalmente agua).

Como regla general se puede establecer que cuando mayor es el grado de protección IP, más protegido está el equipamiento.
En su mayoría los elementos de un conjunto de iluminación exterior varían entre un IP de 40 a 67 grados. Una protección eficaz para su estancia al aire libre y frente a las inclemencias meteorológicas.
Cómo instalar un conjunto de iluminación exterior

A la hora de instalar las diferentes piezas de un conjunto de iluminación exterior que dependa de la red eléctrica, debe tener en cuenta diversos procesos.
Instalación eléctrica

Para comenzar, planifique minuciosamente el recorrido del tendido eléctrico, eligiendo zonas que no vayan a ser excavadas en futuras obras y manteniendo los cables alejados de los árboles, debido a la existencia de raíces.
A continuación, realice la comprobación de que todos los elementos del conjunto están homologados para su instalación en el exterior y asegúrese de que cuenta con los materiales para su protección (cables, clavijas, interrumptores…).
El siguiente paso será la conexión en paralelo de todas las piezas del conjunto para evitar cualquier fallo en la instalación, es decir, que todos los puertos de entrada de los dispositivos conectados coincidan entre sí, lo mismo que sus terminales de salida.
Otra de las cuestiones fundamentales será disponer de un tubo especial para exterior, para la inserción de aquellos cables que no puedan ser introducidos bajo tierra, muro o fachada y donde debe hacer una roza para su instalación.

Una vez realizados estos pasos puede proceder al montaje:
- La instalación de los cables se realizará a través de tubos especiales estancos, situados a 40 cm. de profundidad como mínimo, para evitar posibles averías con los utensilios o herramientas de jardinería.
- Al enterrar los cables, coloque testigos (con cinta roja, por ejemplo), a unos 10 cm. situados por encima del tubo estanco, para que sirvan de advertencia a la hora de cavar en el jardín.
- Todas las conexiones y las curvas demasiado pronunciadas deben ser resueltas mediante conexiones. Además, es importante realizar un correcto aislamiento de estas conexiones mediante cajas estancas, cinta o teflón para impedir las filtraciones de agua o humedad.
- Los lugares donde instale las conexiones deben contar con cajas estancas para contener las clemas de conexión (conector eléctrico en el que un cable se aprisiona contra una pieza metálica mediante el uso de un tornillo).
- Una vez instalado el tubo especial estanco, introduzca los cables (con protección especial para interiores) con ayuda de una guía.
Cálculo de la potencia
Se trata de otra de las cuestiones fundamentales a tener en cuenta a la hora de la instalación de un conjunto de iluminación exterior. La potencia requerida para el funcionamiento de las piezas instaladas en un circuito eléctrico es la que determina las características del cableado y la protección necesaria en el cuadro eléctrico.

Para conocer la máxima potencia de un circuito debe sumar la potencia de cada lámpara y añadirle un 15% cuando se trata de un fluorescente (debido a que precisa de un equipo auxiliar que también consume potencia). En el caso de que la instalación tenga lámparas halógenas con transformador, tendrá que sumar la potencia que consume el transformador, no su lámpara.

A continuación, proceda a los pasos necesarios para la instalación específica de cada una de las piezas que pueden conformar un conjunto de iluminación exterior.
La instalación de una farola

Algunas farolas de jardín presentan en su base un espacio registrable con una tapa que puede servir para alojar con seguridad los elementos de conexión del cableado. Pero, en la mayoría de los casos, debe proceder a la preparación de una pequeña bancada de hormigón para la fijación de la farola y, después, instalar junto a ella una arqueta, para lo que debe seguir estos pasos:
- En el mismo recorrido del tendido eléctrico, realizar un hoyo para situar la arqueta y, a su lado, otro destinado a recibir la bancada de hormigón. En el caso de no querer realizar trabajos de albañilería, también puede optar por una bancada de polipropileno.
- Asentar la arqueta sobre una cama de arena de río, para regular la altura de forma que la tapa quede justo por encima del nivel del suelo.
- Antes de colocar la arqueta en su posición, recortar los agujeros (que vienen marcados) a la medida que necesiten los tubos especiales estancos.
- Dejar un tubo dispuesto para dar servicio a la farola desde la arqueta y rellenar el hoyo con piedras hasta que queden 10 cm de espesor, que le daremos a la bancada.
- Añadir arena y agua para asentar las piedras y que la masa quede lo más compacta posible.
- Antes de verter el hormigón, montar un pequeño marco de madera para nivelar la superficie de la bancada (Es conveniente dar a la bancada una inclinación de unos 2 mm para evitar posibles estancamientos). Después colocar los listones, clavados en escuadra, con la ayuda de un nivel.
- Añadir el hormigón y deslizar una regla por las guías de madera, procurando compactarlo bien, e intentar que el tubo quede situado en el centro de la bancada.
- Mantener húmeda la zona durante las 24 horas siguientes para que el hormigón fragüe correctamente. Una vez pasado este tiempo y seco el hormigón, desmontar el marco y retirarlo.
- Para terminar, conectar los cables mediante una clema, procurando que quede en un espacio libre de humedad. A continuación, colocar la farola, asegurando sus niveles y fijar atornillando al suelo.
La instalación de colgantes, sobremuros y apliques

Como norma general, si la instalación se tuvo en cuenta durante la construcción, tan solo tendrá que decidir los colgantes, sobremuros o apliques que quiere colocar en el jardín, terraza o ático. Si por el contrario la instalación no está aún realizada, tendrá que colocar los tubos exteriores para llevar la electricidad hasta el punto de luz.

Una vez realizada esta acción, proceda a la colocación de cada una de estas piezas, siguiendo los pasos normales de la instalación de cualquier elemento de iluminación:

- Cortar la electricidad para mayor seguridad.
- Marcar los orificios donde vayamos a atornillar el sobremuro o aplique.
- Perforar con el taladro los agujeros.
- Introducir en los agujeros los tacos adecuados al tamaño.
- Conectar los cables del arranque a la regleta con un destornillador.
- Fijar el aplique, sobremuro o colgante al soporte, ya sea techo, pared, fachada o muro.
- Y, en el caso de aplique o colgante, colocar la pantalla o carcasa del mismo.

Vía: Leroy Merlin